El día que murió la música

El 3 de febrero de 1959, los músicos de rock and roll, Buddy Holly, Ritchie Valens y J.P “El Gran Bopper” Richardson murieron en un accidente aéreo cerca de Clear Lake, Iowa, junto con el piloto Roger Peterson. El evento fue conocido como “El día que la música murió”.

Personas y factores involucrados:

Bonanza N3794N alias American Pie: avión siniestrado cuyo billete costaba 36$ (270$ actuales) que servirá de inspiración a la canción de Don McLean.

Roger Peterson: un piloto y residente local de 21 años de edad quien fue descrito como “un joven casado que ha hecho su vida alrededor de volar”.

Buddy Holly: ex miembro de la banda “The Crickets”, Ritchie Valens, miembro de “The Belmots” y su compañero J.P “El Gran Bopper” Richardson.

“The Belmonts”: grupo musical revelación formado por Ritchie Valens, J.P. Richardson y Dion DiMucci que acompañaron a Holly y su banda.

Winter Dance Party: una banda que estaba conformada por Waylon Jennings (bajo), Tommy Allsup (guitarra) y Carl Bunch (batería) que se le congelaron los pies, con el vocalista principal Frankie Sardo en una gira que cubría 24 ciudades del centro de EEUU. La gira transcurrió dos semana tras la tragedia.

 

Antecedentes

Los grandes trayectos afectaron a los artistas, que padecieron gripe e incluso congelamiento. Después de tocar en Clear Lake, Iowa, y frustrado por las condiciones climáticas, Holly decidió alquilar un avión con destino a su próximo evento de la gira en Moorhead, Minnesota.

Richardson había contraído gripe durante la gira y le pidió a Waylon Jennings su lugar en el avión. Cuando Holly se enteró de que Jennings no iba a viajar en el avión, le dijo en tono juguetón: “¡Espero que tu viejo autobús se congele!”; Jennings contestó en tono bromista: “¡Bueno, yo espero que tu viejo avión se estrelle!”, una réplica con un mal augurio que le remordió por el resto de su vida.

 

Accidente

1.jpg

Holly y su “troupe” contrataron a un piloto joven e inexperto llamado Roger Peterson. Su avioneta tenía cabida para tres pasajeros, que debían pagar una tarifa de 36 dólares. En un principio, Holly iba a ser acompañado por los dos miembros de su banda, Tommy Allsup y Waylon Jennings. Sin embargo, Ritchie Valens nunca había volado en avioneta y le pidió a Allsup que le cediera su sitio. Valens, un chicano de 17 años famoso por su versión de ‘La Bamba’, ganó su asiento en un asalto de cara o cruz.

Finalizado el concierto, la avioneta despegó de Clear Lake en torno a la una de la madrugada. Dos horas y media más tarde se informó de la desaparición de la aeronave. A primera hora de la mañana siguiente se encontraron en un campo de maíz los restos del avión. Los tres músicos murieron instantáneamente y salieron despedidos por el aire, mientras que en la cabina se halló el cadáver del piloto, cuya escasa pericia volando con mal tiempo se apuntó como causa del siniestro. Aquí termina la historia… y empieza lo interesante.

5

 

Una pistola desató los rumores

El cuerpo de ‘The Big Bopper’ fue extrañamente hallado a varios metros de distancia. ¿Acaso intentó pedir ayuda antes de caer fulminado sobre la nieve? Además, dos meses después se encontró cerca del lugar del accidente un revólver calibre 22 que pertenecía a Buddy Holly. Enseguida se desataron las conjeturas: ¿pudo una pelea con disparos de por medio haber provocado la caída? En 2007, el esqueleto de ‘The Big Bopper’ fue exhumado para buscar restos de pólvora en sus huesos, pero las conclusiones del forense confirmaron la hipótesis inicial del accidente.

Era el abrupto final de una era, de la primera oleada de espíritu rock. Y por ello, la historia del “día que murió la música” continúa siendo objeto de debate y controversia. Quizá sea morbo, o quizá el trauma por cuatro muertes a edades tan tempranas. Buddy Holly contaba apenas 22 años, aunque había grabado suficiente material para influir en generaciones futuras, lideradas por los Beatles o los Rolling Stones. Tanto él como Valens y “Bopper” se convirtieron en leyendas a raíz de su dramático fallecimiento. Eran los tristes protagonistas de un estallido que sólo arrojó silencio.

4

 

Consecuencias

La esposa embarazada de Holly, Maria Elena, se enteró de su muerte por los informes en la televisión. Viuda solo después de seis meses de matrimonio, sufrió complicaciones en el embarazo y perdió al bebe por “trauma psicológico”. Fue tal los remordimientos por no ir con su marido por tal de evitar que subiera al avión que jamás fue al ver su tumba.

Buddy, un musical basado en su vida, se eternizó en la cartelera londinense. En 1993, una recopilación titulada Words of love llegaba al primer puesto de las listas británicas: nada sorprendente, desde los años cincuenta, todas las décadas han visto una antología de temas de Holly en el número 1 del Reino Unido. El inocente romanticismo de sus letras y la frescura de una música recién nacida siguen constituyendo una imbatible combinación.

Don McLean denomino este día como el día que murió la música en su célebre canción American Pie, cuya letra se inspira en el suceso, un cúmulo de infortunios envuelto todavía hoy en un halo de enigmas y sospechas.

 

Referencias

https://es.wikipedia.org/wiki/El_d%C3%ADa_que_muri%C3%B3_la_m%C3%BAsica

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/02/03/cultura/1233673826.html

http://elpais.com/diario/1996/02/07/cultura/823647607_850215.html

http://home.bt.com/news/on-this-day/february-3-1959-rock-n-roll-stars-buddy-holly-big-bopper-and-ritchie-valens-die-in-plane-crash-11363959175536

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s